El Relat de l'Art

relat artEl relat de l'art.

Libro editado en motivo de la QUAM 2009. El relat de l'art. Dirigido por: Andrés Hispano y Félix Pérez-Hita

En el libro se recoge el planteamiento propuesto por Andrés Hispano y Félix Pérez-Hita como directores artísticos de la anterior edición de la QUAM 2009 celebrada entre Montesquiu y Vic del 4 al 10 de julio de 2009.


La QUAM es una universidad de verano de las artes visuales que desde 1998 ha contado con la participación de artistas y profesionales de prestigio. En esta última edición la temática propuesta consistió en analizar la visión que se tiene del mundo del arte desde el audiovisual, la mediatización del trabajo del artista y su repercusión en el público. A raíz de ello se llevó a cabo un taller con el objetivo de abrir nuevas estrategias en un terreno sembrado de arquetipos, dudas y provocaciones sobrevaloradas. Atravesar el audiovisual desde la ficción, el documental, la televisión o el cine con las prácticas artísticas permite ampliar la perspectiva de iniciativas que pueden abordar una escena artística más diversa y compleja, así como más propia del actual contexto contemporáneo.

El libro cuenta con textos de Andrés Hispano, Félix Pérez-Hita, Anna Moreno, Jorge Luis Marzo, Núria Aidelman / Gonzalo De Lucas, Manuel Barrios, Isaki Lacuesta, Lulú Martorell, Marcel Pié Barba y Carles Guerra. Y proyectos de Laia Solé / Tanit Plana, Jordi Lafon, Toni Ferron / Juan Carlos Moreno, Montsita Rierola/ La Saleta / Ilaria Mauro, Anna Moreno / Joanot Cortés y Jordi Daví / Joanot Cortés.

"EL RELATO DEL ARTE ha sido planeado como una reflexión en vivo sobre una situación no resuelta, sobre esa resistencia a la hora de reconsiderar, ensanchar, actualizar, el arquetipo del artista, de saber vender la variedad y flexibilidad que hoy caracteriza esa condición. Una reflexión que se ha abordado especialmente desde la responsabilidad que las pantallas han adquirido en ello, en ficciones y documentales, y muy en especial en la pantalla de televisión, donde se han estrellado una y otra vez utopias y producciones que han imaginado este soporte como el idóneo desde el que educar en la complejidad del mundo contemporáneo". Andrés Hispano

Venta del libro El Relato del Arte
El libro se puede adquirir a través de esta web o mediante correo electrónico a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. El precio del libro es 10,00 eur más gastos de envío.

El Relat de l'Art

EL RELATO DEL ARTE
Andrés Hispano

En un mundo de imágenes, en un paisaje mediático en el que todo existe en la medida y la manera en que es representado, resulta imprescindible ajustar la realidad de cualquier asunto, entidad o fenómeno a su relato, a la silueta simplificada que de todo se construye a partir de tópicos, ficciones, imágenes y titulares, y muy especialmente cuando todo ello nos llega a través de una pantalla.
Desde que podemos hablar de una cultura de masas, no existe asunto común que no se asiente en una visualización clara, en un constructo de imágenes y relatos convenientes, dispuestos para ganar circulación, universalidad, aunque ello siempre ocurra sacrificando matices e ignorando excepciones.
No hay revolución en los pasados siglos, artística, política ni científica, que no haya dependido de oportunos memes para su impulso, para su inteligibilidad, aceptación y contagio. Y estos memes, en progresión geométrica, han acelerado su efectividad cabalgando sobre imágenes. Quienes se han preocupado, por ejemplo, de trazar una historia de la infancia, destacan hasta qué punto la apreciación social del niño aparece en paralelo a una iconografía propia, así como a medios de reproducción capaces de hacer circular estas imágenes hasta todo hogar a través de prensa ilustrada o productos de consumo como las cajas de galletas o los calendarios. Algo parecido podemos plantearnos sobre el papel de las imágenes en la lucha de clases y la conciencia (o figura a secas) del trabajador, la lucha feminista o la invención de la adolescencia, por citar tres ejemplos dispares.
A veces, unas pocas imágenes han sido capaces de encender la imaginación, renovar o cimentar mitos y arquetipos, como es el caso del cuadro El Cuarto estado (Guisseppe Pellizza da Volpedo, 1901) respecto al mundo del trabajo o películas como Rebelde sin causa respecto a la adolescencia. Pero no siempre un arquetipo es conveniente a todos, y menos aún al representado. Qué es el arte y quién es el artista en el mundo moderno son asuntos que han dependido de un relato en el que han participado textos y debates, pero que se ha perfilado conforme el propio mundo del arte se ha representado, se ha comprendido como tema y motivo. Primero, dando visibilidad al producto artístico, a las grandes colecciones (Teniers), después haciendo accesible el taller del artista (de Manet a Warhol) y , por último, haciendo del propio artista la obra de arte (de Baudelaire a Koons).

En términos generales, el mito romántico ha servido al arte hasta hoy sin que haya sido impugnado por otro, al menos en el imaginario popular. El artista como alquimista, dandy, bohemio o visionario de compromiso con lo sublime sigue enmarcando nuestra idea del mismo. Aún más, la ecuación según la cual el ejercicio de la libertad, del arte sin cesiones, debe pagarse con ostracismo y sacrificios, sigue viva, perpetuando la figura del artista avanzado a su tiempo, tan inspirado como destruído por su misión artística.
En EEU, particularmente, el arte outsider nutre más que nunca el catálogo artístico, contraponiendo al artista formado académicamente el instinto del artista puro, autodidacta, incapaz de racionalizar su proceso y, a menudo, de gestionar el rendimiento de éste. Fenómenos como el surgido en torno a Henry Darger dan una idea del apego que aún se tiene a la biografía artística como via crucis.

Es evidente que en esta visión ya no encajan la feliz madurez del Picasso bon vivant, las juergas en torno a un Warhol alardeando del dinero ganado o la actitud ante la vida y el arte de Duchamp. Y ya no hablemos del despliegue de actitudes y procesos que se desarrollaron a partir de la segunda mitad del siglo XX, en la que el carisma del artista desaparece como argumento y en su lugar se refuerza la alianza con la tecnología, la interdisciplinaridad, el espectáculo, el humor, lo social, el trabajo en grupo, la inmaterialidad de la obra y hasta la invisibilidad misma del artista.

EL RELATO DEL ARTE ha sido planeado como una reflexión en vivo sobre esta situación no resuelta, sobre esa resistencia a la hora de reconsiderar, ensanchar, actualizar, el arquetipo del artista, de saber vender la variedad y flexibilidad que hoy caracteriza esa condición. Una reflexión que se ha abordado especialmente desde la responsabilidad que las pantallas han adquirido en ello, en ficciones y documentales, y muy en especial en la pantalla de televisión, donde se han estrellado una y otra vez utopias y producciones que han imaginado este soporte como el idóneo desde el que educar en la complejidad del mundo contemporáneo. Contra esa necesidad, han demostrado su eficacia tópicos como que el arte está en todas partes , que todo el mundo puede ser artista o que la creatividad forma parte del lado desordenado del mundo (el genio es excéntrico, despistado y despeinado). Nos tropezamos a diario con estos clichés, y rara vez los discutimos, salvo cuando descubrimos que son obstáculos en la comprensión actual del arte, sus procesos y objetivos.

El presente libro recoge algunos textos presentados por ponentes, así como trabajos realizados por los asistentes al taller posterior y, finalmente, propuestas gráficas a modo de sketchbook con material reunido antes y después de aquellas jornadas, material afín que sirvió para apuntalar ideas o detonar reflexiones. El conjunto es zigzageante, porque el tema se abordó desde perspectivas diversas: la experiencia personal (Lulú Martorell y Manel Barrios compartieron su experiencia y empeño en abordar la cultura desde la televisión, Frederic Amat sobre el modo en que registra su propio trabajo en vídeo), la antología audiovisual (Gonzalo de Lucas y Fernando de Felipe mostraron el mundo del arte a través del cine y la televisión) o el ensayo de investigación (expuestos por Jorge Luis Marzo o Carles Guerra). A esto hay que sumar el carácter más desenfadado y crítico del taller, en el que el papel de los tópicos, el azar y el mercado en el mundo del arte fueron abordados en proyectos y debates tan jugosos como, en su mayor parte, inconcluyentes.

El reto sigue vivo, como demuestra la abundante bibliografía recientemente editada sobre el tema y las periódicas controversias que caracterizan ya el mundo del arte, tanto abordando el orígen de sus mitos, como señalando las áreas de fricción más urgentes a renovar. Bienvenidos al debate, al ejercicio iconoclasta, al garabato, al hilo perdido, a la fugacidad de las grandes ideas, a la belleza sin firma, a la serendípia, al talento no ejercido, al que está por descubrir, al no explotado, al inflado, al desorbitado, inmerecido, oculto, impostado, olvidado, impuesto o fabricado. Esta es una agenda con ideas sobre la comunicación del arte. Contiene algunas páginas en blanco para que dejes tu huella en ella.

Está aquí: Inicio Publicaciones El Relat de l'Art