Embutir y digerir. La Comunidad y Antoni Miralda - FoodCultura

expo miralda i comunidad emmarcadaLA COMUNIDAD + MIRALDA - FOODCULTURA

11.10.2016 - 31.12.2016
ACVic Centre d'Arts Contemporànies (Sant Francesc, 1 Vic)
Inauguración, martes 11 de octubre a las 19 h

13.10.2016 - 29.10.2016
FoodCultura Satellite Boqueria
Parada 437
, Mercat de La Boqueria
 (Les Rambles, 91, Barcelona)
Inauguración, jueves 13 de octubre de 17 a 20 h
    
Exposición que recoge el trabajo del colectivo La Comunidad y obras de Miralda. Una exposición que permite poner en relación a ACVic y FoodCultura Satellite Boqueria. [Fotografía del 18 de noviembre de 2012 en Barcelona.]
[ver desplegable]

Embutir y digerir
hace referencia a una forma de hablar de las construcciones culturales que tienen lugar alrededor de la comida, y es también una forma de hablar de los procesos. Embutir es un proceso productivo cuyo objetivo es conservar lo que después se comerá. Digerir es el proceso de transformación de los alimentos. Embutir puede significar también ingerir. Ingerir y digerir son dos procesos que tienen que ver con el aparato digestivo, pero que son también extrapolables a las funciones del aparato social. Los excrementos son parte de este proceso. Trasponer lo individual y lo social, es algo de lo que también trata esta exposición.


imatge comunidad per difusio brLa Comunidad
es un grupo de artistas que trabajan puntualmente de forma colaborativa. Viven en distintos lugares y se encuentran gracias a las residencias de investigación-producción de carácter temporal, que realizan en contextos (en el caso de este proyecto) donde el cerdo tiene una importancia cultural, económica y/o social. Su interés por lo colectivo y lo popular, en relación con una metodología de experimentación porosa y abierta, los lleva a desarrollar procesos poco convencionales con resultados poco previsibles. El grupo se articuló a partir de un taller impartido por Miralda en la localidad de Blanca (Murcia, 2010), en el cual nació la necesidad de expandir la intensidad vivencial de esta experiencia común. Desde entonces han multiplicado sus encuentros, buscando la oportunidad de generar espacios de trabajo colectivo. Interactúan con el contexto y están abiertos a descubrir elementos poco evidentes que les permitan expandir su deriva hacia múltiples formatos, como respuesta a la experiencia y experimentación vivida. A mediados de marzo hicieron una residencia en Vic y ahora se presentan los resultados de esta investigación. La exposición recoge las derivas del proyecto Agravio comparativo por los distintos lugares de la península ibérica en que ha podido llevar a cabo esta metodología procesual y desde los cuales han dado respuestas multidimensionales a partir de procesar e interpretar las experiencias en cada punto de encuentro.

El proyecto realizado en Vic Ronda de posició se añade a la cadena de proyectos de Agravio comparativo. En este caso han desarrollado un producto a partir de los excrementos del cerdo. Si del cerdo se aprovecha todo, ¿por qué no investigar sobre otros productos derivados del cerdo? Y esto es lo que han hecho, convirtiendo ese producto en un guiño irónico a un problema medioambiental que afecta a un territorio cuya densidad de cerdos por habitante excede la media. No encuentran la solución definitiva a la contaminación de los purines, aunque tampoco lo pretendían. En este caso han trabajado sobre la mierda de cerdo y el producto resultante se presenta en la parada 437 de La Boqueria, el FoodCultura Satellite Boqueria.

imatges miralda numero 3 brMiralda es un artista que ha explorado de forma constante la compleja relación entre ritual, comida y cultura, mezclando la participación, el rito, la celebración y el humor, a menudo desplegadas mediante acciones colectivas. FoodCultura es un concepto desarrollado por él a finales de los sesenta, y posteriormente convertido, junto con Montse Guillén, en un proyecto expandido y enriquecido en sus múltiples opciones de formalización y de activación. En él reúnen el ingente trabajo acumulativo, especulativo y antropológico sobre las relaciones entre la diversidad cultural y la alimentaria. El concepto FoodCultura explora cuestiones que tienen que ver con la identidad social, los rituales y sus formas (unas veces universales, otras autóctonas), los procesos de mestizaje (con sus tensiones entre la preservación y la subversión de las tradiciones), así como las tendencias alternativas y contemporáneas en relación con la producción, preparación y consumo de alimentos. En 1996 creó el Museo FoodCultura, como una compilación de elementos diversos sobre las culturas culinarias en el mundo, activándolos, reorganizándolos, poniéndolos en diálogo, generando nuevas significaciones y nuevos sentidos interpretativos. FoodCultura cuenta actualmente con una red de colaboradores interesados por las costumbres, las experiencias culturales, la comida y el arte contemporáneo. Cuenta también con el espacio FoodCultura Satellite Boqueria, una parada más del mercado cuya función no es comercializar productos sino introducir un espacio de creación contemporánea en un contexto de experiencia cotidiana. Un lugar desde el cual se generan disrupciones entre la cultura de la comida y la cultura contemporánea que interfiere con la comida.

Ramon Parramon

foodcultura.org / bylacomunidad.wordpress.com


Agravio Comparativo
La Comunidad
(Noé Bermejo, Alfonso Borragán, Javi Busturia, Nerea de Diego, Julia de Luis, Helí García y Violeta Nicolás)

La Comunidad es un grupo de artistas que, viviendo en localizaciones geográficas distintas, se reúnen para realizar obras desterradas: visitan lugares que en la mayoría de los casos no son cercanos a ninguno de ellos, que no conocen, que no dominan y que quizás precisamente por eso les ofrecen los materiales para desplegar su manera de hacer. Cóctel de irreverencia, sencillez, precariedad y fascinación por lo popular, su estrategia consiste en prestar atención a las convenciones, costumbres y creencias del contexto que visitan para después llevarlas a un absurdo por el que cobran sentidos nuevos. La Comunidad no se basa en una crítica radical. Su gesto consiste, más bien, en hacer ver la costumbre precisamente por el hecho de pervertirla. Aún más, verla para admirarla, para, como ellos dicen, recuperar el rito que nos ha sido secuestrado por la normalidad (y su norma).

Agravio Comparativo es presentado como un “proyecto extensible, generativo y de largo recorrido centrado en la perturbación de los rituales porcinos en la península ibérica y su paralelismo con el imaginario religioso” (1). No se trata de una sola obra sino de un recorrido no premeditado de actuaciones que tienen en común una cuestión: el cerdo o, dicho de otra manera, una actitud hacia el cerdo. Con esta serie de intervenciones, caracterizadas por empaparse del lugar donde se hallan, han puesto aún más de manifiesto su actuación acerca de las costumbres, entre el respeto y la risa, la crítica y la admiración.

La más reciente de ellas, producida a partir de la residencia en ACVic, lleva su actitud un paso más cerca de Diógenes. La Comunidad propone, según sus palabras, dar literalidad al refrán “del cerdo... hasta los andares” aprovechando también sus excrementos. ¿Por qué se hacen procesos tan elaborados en la producción de, por ejemplo, jamón (que, en una ocasión anterior, ya fue interpretado con Jabón ibérico de bellota) y no diseñar procesos para otros productos derivados del cerdo, como el purín? La materialidad de la que parten enlaza totalmente con la cuestión que Diógenes planteó: ¿dónde reside el valor?

Su cercanía más radical con el filósofo no la encontramos ahí. Igual que él  predicaba con el ejemplo y no con la palabra, ellos predican con su actitud y no con su obra. Tras investigar sobre los excrementos de cerdo allá donde estos son tema de conversación frecuente, La Comunidad presenta su proyecto sin su obra. El producto de la residencia, Ronda de posició, no se encuentra en la sala (2). El hecho de no estar presente permite que la exposición no se centre en la obra, sino en las maneras en la que los artistas se enfrentan a nuestras costumbres y, con ellas, cómo nos invitan a considerarlas.

Yaiza Bocos

Referencias del texto:

1. Fragmento incluido en el microproyecto “Del cerdo... hasta los andares”, presentado en el centro de arte ACVic. Materiales cedidos por La Comunidad para su consulta.
2. En la sala, se hace referencia a ella mediante la imagen, como una huella, entre otras, del recorrido de su actuar. Y es su actuar en Agravio Comparativo lo que precisamente les ha guiado a llevar los excrementos al lugar donde no se habla de ellos. Ronda de posició se expone simultáneamente en el FoodCultura Satellite Boqueria, es decir, en el centro de una de las catedrales de esa cultura gastronómica que da al cerdo su valor.

Está aquí: Inicio Proyectos Expositivos Embutir y digerir. La Comunidad y Antoni Miralda - FoodCultura